Se recargará la página automáticamente al seleccionar un año para mostrar el informe de actividades
 Buscador   Ir web de la CNDH

INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2015    Ayuda

Contra la Trata de Personas

Análisis Situacional

Particularmente sensible es la situación de los derechos humanos de las víctimas del delito de trata de personas en nuestro país. Si bien se ha avanzado en el conocimiento y atención de este delito, queda también mucho camino por recorrer. Frecuentemente, las víctimas de trata enfrentan la acción indolente de servidores públicos que, con sus actos u omisiones, incurren en violaciones a sus derechos humanos.

Se ha afirmado que cualquier persona puede resultar víctima de trata desde el momento en que se encuentre en posibilidad de satisfacer la demanda de algún potencial cliente dispuesto a utilizar los trabajos y servicios de personas forzadas a esto, o dispuesto a conseguir, por cualquier vía, órganos, tejidos o sus componentes, o dispuesto a pagar por servicios sexuales. En este sentido, la trata de personas no distingue raza, edad o nacionalidad. No obstante, el perfil de las víctimas identificadas tanto en México como en otros países confirma que las mujeres, particularmente las niñas y las adolescentes, son las más susceptibles a ser víctimas de este delito. Este grupo poblacional es el que sufre sistemáticamente de inequidad en el acceso a oportunidades educativas y laborales, así como de estereotipos de género que las convierten en objetos y contribuyen a la concepción de la mujer como una mercancía que puede venderse, rentarse y desecharse.

A las víctimas de trata se les vulneran –derivado del acto delictivo pero también previa y posteriormente a ello– básicamente todos los derechos que se establecen en los instrumentos internacionales de derechos humanos; concretamente, por señalar algunos: el derecho a no ser sometidas a esclavitud ni a servidumbre, el derecho a la libertad, a una vida digna, a la seguridad personal, a no ser sujetas a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la no discriminación.

El Índice Global de la Esclavitud 2014 ubica a México en el primer lugar en el continente americano, con un estimado –en términos absolutos– de 266,900 personas. Otras fuentes (menos recientes) estiman que, tan sólo el número de niños y niñas sometidos a esclavitud sexual –una de las modalidades de explotación que puede derivar de la trata de personas– oscila entre 16,000  (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2011) y 20,000 (Universidad del Caribe, 2011), mientras que otros estudios estiman que la cifra asciende a 70,000, de los cuales 50,000 son explotados en las zonas fronterizas y 20,000 en el resto del país (Fundación Scelles, 2012). En contraste, el número de víctimas detectado por las autoridades ministeriales, en un período de cinco años, apenas rebasa 3 mil víctimas, según se desprende de la información proporcionada por autoridades de procuración de justicia, tanto locales como federales.

No obstante el número de víctimas estimadas para nuestro país, el número de averiguaciones previas por este delito resulta comparativamente bajo: tan sólo 2,115 averiguaciones previas en todo el país, en un período de cinco años y medio. Lo anterior evidencia que el acceso de las víctimas de trata a la justicia es limitado. El número de sentencias dictadas es, igualmente, escaso. Sólo el siete por ciento de las averiguaciones previas deriva en una sentencia condenatoria y, en estos casos, resulta frecuente que las víctimas no obtengan la debida reparación del daño.

Principales Acciones

La CNDH contribuye, por una parte, a la debida persecución del delito y al cumplimiento del marco normativo –particularmente el respeto a los derechos de las víctimas– a través de la capacitación de servidores públicos, especialmente aquéllos relacionados directamente con la procuración e impartición de justicia, agentes policiales y autoridades migratorias, entre otros. A su vez, se busca sensibilizar a los servidores públicos y proporcionarles herramientas para una oportuna detección de las víctimas; tal es el caso de personal médico y sanitario, instancias de la mujer, procuradurías para la defensa de niñas, niños y adolescentes, personas involucradas con el sector turístico y de transportes, docentes, etc. Asimismo, lleva a cabo campañas de prevención y sensibilización, tanto de carácter general como dirigidas a sectores de la población en particular situación de riesgo ante este delito.

El Programa contra la Trata de Personas opera desde octubre de 2007, con el objetivo de atender el problema de manera integral, en los aspectos jurídico, institucional y social, y de establecer estrategias y acciones para prevenir, erradicar y sancionar este delito, así como proteger y brindar asistencia a las víctimas del mismo. Éste fue creado con fundamento en el artículo 102 Apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los artículos 15, fracciones I, III y IV, 17 y 19 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y 18, 41 Y 59 de su Reglamento Interno.

Este Programa tiene como fin ser una instancia proactiva y especializada que aporte al combate y prevención de la trata de personas, así como a las acciones dirigidas a garantizar la atención integral a las víctimas de trata de personas, desde una perspectiva de derechos humanos, a partir de la elaboración de herramientas técnicas y prácticas, el impulso a una cultura inclusiva/incluyente, interesada y ocupada en la prevención de los factores que propician y promueven el crecimiento de este fenómeno delictivo, así como del fortalecimiento de estrategias dirigidas a garantizar la restitución de los derechos de las víctimas de trata de personas.

De igual forma, en este ámbito se busca contribuir a la erradicación –o, al menos, disminución sustancial– del delito de trata de personas, así como prevenir violaciones a los derechos humanos de las víctimas de este delito. Para ello, procura focalizar los esfuerzos institucionales en  la elaboración y publicación de herramientas técnicas y prácticas, así como acciones de coordinación interinstitucional, tanto a nivel nacional como internacional, en materia de identificación de víctimas, prevención universal (es decir, dirigida a toda la población para prevenir la trata de personas y promover comunidades libres de violencia), selectiva (focalizada a grupos que registran un mayor riesgo de convertirse en víctimas o tratantes/explotadores) e indicada (a fin de evitar la reincidencia de personas generadoras de violencia y evitar la victimización secundaria), procuración de justicia desde una perspectiva de derechos humanos, y atención a víctimas de trata de personas desde una visión de restitución de derechos.

Para dar cumplimiento a los objetivos señalados, se impulsa una estrategia basada en tres ejes de acción. El jurídico, a través del cual se  da difusión a los instrumentos normativos nacionales e internacionales sobre trata de personas y derechos humanos, a fin de promover su cabal cumplimiento. Además se impulsa la armonización del marco jurídico nacional con los tratados internacionales, la implementación de leyes especializadas en la materia en cada entidad federativa y la adopción de un marco jurídico homogéneo a nivel nacional. Por medio del eje institucional se fomenta la coordinación con los tres órdenes de gobierno para sensibilizar y capacitar a las y los servidores públicos, así como coadyuvar con las autoridades, promover y observar el cumplimiento de las obligaciones correspondientes en materia de prevención, persecución y sanción del delito, para una eficiente protección y asistencia de las víctimas del mismo. Finalmente, con base en el eje social se promueven y coordinan acciones de sensibilización y cooperación en todos los sectores de la sociedad civil, con el fin de lograr una eficaz respuesta social a este problema y evitar la captación de víctimas. 

Por último, cabe mencionar que este Programa enfoca sus servicios de atención y promoción en dos vertientes. Por una parte, se dirige a servidores públicos, autoridades y sociedad civil, como población objetivo de los servicios de capacitación y profesionalización. Por otra parte, atiende a toda la población en general, a través de campañas generales de prevención y sensibilización; asimismo, desarrolla acciones dirigidas a sectores específicos en situación de vulnerabilidad ante la trata de personas.

Durante 2015, se llevó a cabo un intenso programa de trabajo con las áreas de procuración e impartición de justicia, a través del cual se capacitó a agentes del ministerio público, jueces, magistrados y demás personal de las instituciones ministeriales y judiciales, tanto federales como de las entidades federativas. Particularmente se dio a conocer la forma en que se comete el delito, su tipificación, persecución y sanción. Asimismo, se proporcionaron herramientas para la detección e identificación, atención y asistencia a las víctimas de este delito, con particular énfasis en el respeto y la garantía de sus derechos.

Adicionalmente, se realizaron 124 acciones de capacitación en toda la República Mexicana con las cuales se impactaron a  17,978 personas. Además se realizaron siete eventos de promoción y 156 reuniones (Anexo III.8.1.). En total, derivado de las acciones de prevención se impactaron a 20,361 personas.

De igual manera, la CNDH lanzó la Campaña Nacional de Prevención de la Trata de Personas: Libertad sin engaños ni promesas falsas, y se dio continuidad a diversas campañas y convenios, entre los que destacan los siguientes:
 
a) Campaña Nacional de Capacitación en materia de Trata de Personas, Campaña contra la Trata de Personas en Lenguas Indígenas y la Campaña Hagamos un Trato contra la Trata (Anexo III.8.2.).
b) Convenios firmados con: Instituto Nacional de Lenguas Indígenas y Diconsa, Microsoft, Comisión Intersecretarial para Prevenir, Combatir y Sancionar los Delitos en Materia de Trata de Personas, Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (Anexo III.8.3.).

Además, en este periodo se lanzó el documental Detrás de lo que ves, que fue difundido entre las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la prevención del delito, escuelas y académicos, entre otros. Igualmente, se produjo la radionovela Tu mentira” dirigida a prevenir la trata de personas en las comunidades, sobre todo rurales e indígenas.

Asimismo, con el objeto de difundir y sensibilizar a la población en esta materia se elaboraron diversos materiales tales como: trípticos, el cuadernillo de prevención de la trata de personas en 21 lenguas indígenas, calendario 2016 “Prevención de la trata de personas en lenguas indígenas”, traducción del spot Hagamos un trato contra la trata en lenguas indígenas, elaboración de los 12 Puntos por la Seguridad de las Familias, documentos electrónicos en esta materia, materiales audiovisuales para la prevención y capacitación en esta delito, así como el DVD con cápsula y spot Hagamos un Trato contra la Trata. En total se distribuyeron 41,793 materiales.
 
Durante el periodo de referencia, se llevaron a cabo 13 visitas a estaciones migratorias, albergues, casas hogar, refugios para víctimas de trata de personas, etc. Asimismo, se llevaron a cabo 12 visitas para la atención a víctimas y presuntas víctimas de trata de personas, así como para la revisión de documentación para la integración de expedientes. Adicionalmente, se proporcionó atención directa en múltiples ocasiones.

En todo el año, se emitieron diversas solicitudes de información dirigidas a autoridades, en relación con expedientes y asuntos tramitados en el Programa.

Durante el ejercicio 2015,  se recibieron 38 asuntos, los cuales dieron inicio a nueve  expedientes de queja, 18 de orientaciones directas y 11 de  remisión a otro organismo público de Derechos Humanos. Durante este año se realizó un importante seguimiento de notas periodísticas que derivaron en 20 expedientillos y en el inicio de quejas, especialmente, en materia de trata con fines de explotación en los trabajos forzados.

Cabe resaltar que se emitió la recomendación 53/2015, en el expediente de queja CNDH/5/2014/5312/Q, al acreditarse violaciones a los derechos humanos en el caso de las violaciones a la seguridad jurídica e inadecuada procuración de justicia, cometidas en agravio de las víctimas de delito rescatadas de casa hogar en Zamora, Michoacán.

De los casos atendidos por este organismo nacional, se advierte que las violaciones a los derechos humanos denunciadas con mayor recurrencia son al derecho a la seguridad jurídica, a la debida procuración de justicia, al trato digno, así como a la legalidad, privacidad e igualdad.

Se requirieron seis medidas cautelares a fin de salvaguardar la integridad de personas presuntas víctimas de delito (niñas, niños, adolescentes y adultos).

De los 38 asuntos iniciados entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015, dos fueron aperturados de oficio.
 
 
La CNDH ha denunciado la impunidad imperante en materia de trata de personas. Esta preocupación institucional ha sido canalizada a través de las diversas acciones de capacitación dirigidas a servidores públicos relacionados con la persecución del delito, a fin de proporcionarles herramientas para mejorar la atención de asuntos relacionados con este delito.

De igual manera, se dio seguimiento a las propuestas elaboradas en el Diagnóstico sobre la Situación de la Trata de Personas en México. En este sentido, se solicitó información a las autoridades de las entidades federativas acerca de las medidas implementadas para combatir el delito de trata de personas, además de solicitar información a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y a las secretarías del trabajo o dependencias homólogas en los estados, en torno a las medidas de protección implementadas para la protección de los derechos humanos de jornaleros agrícolas y sus familias.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha externado preocupación por el hecho de que, en las sentencias dictadas por el delito de trata, frecuentemente se omite dar cumplimiento a la obligación de decretar la reparación del daño, prevista tanto en la Constitución como en la legislación secundaria.  Asimismo, en los casos en que sí se ha decretado una indemnización, los montos con frecuencia han sido bajos, especialmente si se considera el grado de victimización sufrido por los sujetos pasivos del delito y las enormes ganancias que, por lo general, perciben los tratantes. Por ello, la CNDH, a través de las acciones de capacitación dirigidas a servidores públicos –tanto del Ministerio Público como del Poder Judicial– ha hecho énfasis en la importancia y necesidad de garantizar este derecho en favor de las víctimas.

Cabe mencionar que mediante acciones dirigidas a legisladores y asesores parlamentarios, se procuró contribuir a un mejoramiento del marco jurídico vigente, tanto a nivel federal como estatal. Asimismo, se llevaron a cabo acciones para promover la profesionalización de las autoridades policiales y ministeriales. También se llevaron a cabo acciones conjuntas con los poderes judiciales en las entidades federativas.

Finalmente, cabe destacar que durante 2015 se promovieron dos acciones de inconstitucionalidad relacionadas con el tema de trata de personas. La razón fue que los congresos locales legislaron respecto de una materia que es facultad exclusiva del Congreso de la Unión, por tratarse de disposiciones que ya se encontraban en la Ley General en Materia de Trata de Personas. Dichas leyes son las siguientes: Ley en Materia de Trata de Personas del Estado de Quintana Roo; y Ley para Prevenir, Atender, Combatir y Erradicar la Trata de Personas en el Estado de Zacatecas.
 
 
Herramientas para accesibilidad